domingo, 21 de junio de 2015

Hormiguer (1906-1912): Un gijonés en los albores del automovilísmo.

    Tan solo diecisiete años después de que Francesc Bonet Dalmau patentara el primer automóvil español de la historia y ocho años después de que Emilio de la Cuadra Albiol fundara la primera compañía de fabricación de automóviles del país, el ingeniero gijonés Victoriano Alvargonzález y Suárez-Zarracina crearía, en Gijón, la única fábrica de automóviles en la historia de Asturias: Hormiguer.
    En los inicios, Alvargonzález poseería la representación para España de la marca  francesa Delahaye, hasta que, en 1909, esta pasaría a manos de una empresa recién fundada por un ingeniero español, aunque formado en Francia y accionista de dicha compañía, llamado Arturo Elizalde. Fruto de esta breve relación con la compañía francesa algunos de los modelos Hormiguer montaron motor Delahaye de 4 cilindros y 15HP, aunque también se realizaron modelos con motores náuticos, pues su fabricación era la principal actividad de este taller gijonés antes de emprender esta breve aventura automovilística que finalizaría en 1912.
    Victoriano Alvargonzález fallecería tan solo unos meses después, a comienzos de 1913, junto con otras 22 personas cuando dirigía una voladura en las obras de ampliación en el Puerto de El Musel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario